viernes, 30 de enero de 2015

Nevada anunciada en Kanto

Desde ayer ya estaban anunciando en la tele que hoy nevaría en la región de Kanto, incluyendo Tokio. La verdad es que generalmente los pronósticos del tiempo en Japón son atinados así que hoy desde las 4 de la mañana empezó a nevar y terminó alrededor de la 1.

Aunque no nevó tanto sí se acumuló algo de nieve.

Aquí en el "clímax" de la nevada.



Me encanta este tipo de casas.




No nevó tanto pero sí que sirvió para bajar la temperatura y pintar de blanco al panorama por un rato.


Me gustó cómo quedó esta foto.

Un autobús de pasajeros chocó en Hokkaido por falta de visión sin lamentar pérdidas humanas. En Hokkaido sí que cae nieve. Además de eso hasta el momento no han hablado de algún otro incidente importante a causa de la nieve.

A mí la verdad ya me urge que llegue el verano, pero todavía falta...

jueves, 29 de enero de 2015

Tienda de LINE en Harajuku

Casi todos los japoneses que tienen smartphone usan LINE. A mí me encanta esta aplicación, sus stickers son muy buenos, de verdad expresan emociones y además la uso para hacer llamadas sin costo a México. 
Creo que también en México LINE ha ganado terreno con el paso del tiempo y cada vez más personas la usan para comunicarse con sus amigos. En abril de 2014 ya se contaban 10 millones de usuarios de LINE en México.

Pues el otro día caminando por los alrededores de la Takeshita-dori me encontré una tienda dedicada a los personajes principales de los stickers de LINE. Se llama "LINE FRIENDS".



Los precios de las productos son un poco altos, creo que comparables con los precios de Hello Kitty, Ghibli Studios y otros caracteres famosos con marcas registradas y licenciamiento.


La tienda está en el primer piso y tiene un sótano con más productos.


Un buen detalle es que se pueden hacer fotos adentro de la tienda, 
cosa que a veces no se permite abiertamente en otros negocios.

martes, 27 de enero de 2015

Tanzan Jinja y su pagoda de 13 niveles 談山神社

En diciembre del año pasado fuimos al templo Tanzan, en Nara. Este lugar es famoso por tener la única pagoda de 13 niveles de Japón (la mayoría son de 3-5-7). Se encuentra al este de la región de Asuka entre las montañas, y es uno de los lugares más convenientes para ver hojas rojas de otoño.

La torre tiene 17 metros de altura.

Para llegar al lugar tomamos el tren bala a Kyoto. Una vez en Kyoto cambiamos a un tren express de la Sakura Line y bajamos en la estación Tsuruhashi para cambiar a la línea Kintetsu rumbo a la estación Sakurai. Ya en la estación Sakurai, buscamos el autobús local que se toma en la salida sur de la estación y cuya última parada es Tanzan. 

Plataforma de Shinkansen.

Shinkansen, el tren bala japonés.

Tren express desde Kyoto.

Autobús local a la salida sur de la estación.

Después de bajar del autobús se tiene que caminar alrededor de 10 minutos para llegar al lugar. En el camino hay tiendas de comida y omiyage.

Las hojas de otoño pintadas de rojo por la naturaleza están por todos lados.

Estas escaleras llevan al lugar donde está el templo y su pagoda.

Ya se alcanza a ver la torre.


Las hojas otoñales también visten el piso al caer por el viento.





Este tipo de vistas con árboles verdes, amarillos, naranjas y rojos se puede ver solamente unas semanas al año.

La torre de 13 niveles es impresionante. Al fondo está el edificio principal.


Aquí jugando un poco con la saturación de colores.


"Momiji" es otra forma de llamar a las hojas de maple japonés.


Aunque la principal atracción es la pagoda, el templo tiene también lo suyo.



Tomada desde adentro sentados en el tatami.

Patio central del templo.





Esta foto me encanta.


En Japón hay dos tipos de construcciones religiosas: los "otera" (お寺) o templos budistas y las jinja (神社), o capillas shintoístas. Tanzan solía ser un templo pero fue convertida a capilla a principios del siglo pasado. 

La verdad no me termino de acostumbrar al término "capilla", puesto que siempre se me vienen a la cabeza imágenes de edificios occidentales.

jueves, 22 de enero de 2015

Poner el mayor esfuerzo.

Ganbate kudasai (頑張ってください) es, sin duda, una de las frases más usadas en la vida cotidiana de Japón, y también es una de las más profundas. Aunque no tiene una traducción directa, se podría decir que significa "échale ganas, poniendo tu mayor esfuerzo". Esto es algo que los japoneses ponen en práctica todo el tiempo. 

Desde pequeños son educados para "echarle ganas". Se los dicen antes de ir a la escuela, antes de ir a una entrevista de trabajo, de escribir un artículo, hacer un examen, dar una clase, ir a la oficina, jugar un partido de fútbol, hacer la cena, ir a la tienda, al gimnasio o a la clase de baile. El mensaje expreso u oculto siempre es "ganbate kudasai". Es el requerimiento mínimo, y el mensaje ha quedado claro a través de las generaciones. Los japoneses le echan ganas a lo que hacen, y se lo toman en serio.

El kanji de "ganbate" se compone de dos símbolos:

頑 , que significa "firmemente",
張 , que significa "desplegar" o "ensanchar".

Desplegarse firmemente, ensanchar el alma dedicando todo lo que se tiene a lo que se hace. Este tipo de conceptos son los que han hecho que esta cultura prevalezca después de guerras, holocaustos y tragedias naturales, y es una actitud digna de imitar. 

En los primeros días de enero de todos los años se organiza una carrera especial en la que participan alumnos de las universidades del país. Se trata de correr varios kilómetros desde el centro de Tokio hasta el Monte Fuji y de regreso, con relevos.


Los estudiantes son llevados al extremo porque no solo juegan por su orgullo sino por el de sus universidades, y lo hacen en cadena nacional.

Una de las cosas que me llama la atención es que la gente que abarrota las calles para ver pasar a los estudiantes se queda hasta el final, hasta que llega el último. Se quedan "agradecidos" con el esfuerzo que ponen. No importa si llegan en el último lugar y de rodillas, lo que aprecian es que no se rindan en el camino.


En esta, como en todas las carreras, solo hay un primer lugar, pero la percepción que me quedó es que los japoneses vieron como ganadores a todos los que llegaron a la meta, siempre y cuando le hayan echado ganas.  

Cuando se está en Japón, se nota que la gente se toma en serio lo que hace. Creo que es una cosa que todos debemos hacer para lograr los objetivos que nos propongamos.

Después de todo, siempre se duerme mejor cuando se termina el día cansado después de todo lo que se ha hecho.

Esta es mi entrada #500, muchas gracias por seguir entrando al blog :D