sábado, 29 de agosto de 2015

Hanabi Taikai de Odaiba.

Desde hace dos semanas tenía guardadas estas fotos del festival de fuegos artificiales de Odaiba (Hanabi Taikai). El año pasado se suspendió por mal clima y es posible que ya no haya más debido a que la Villa Olímpica podría construirse en donde están actualmente las plataformas de lanzamiento... así que este festival fue especia, hubo mucha gente y apenas alcanzamos un lugar para ver los hanabi.

Miles de personas asistieron al festival, de los dos lados de la bahía. Aquí se ve la estación de Yurikamome de Shinbashi.

En Japón hay mucha gente, pero la gran mayoría son ordenados y respetuosos, lo que hace que no haya caos.

Esta vez nos tocó un poco lejos pero pudimos ver la hora completa de fuegos artificiales.

Atrás de nosotros.


Al final caminamos un poco por la bahía. 

Esta foto me gusta porque se ven dos parejas se japoneses vestidos de forma muy diferente. Japón es un país de marcados cotrastes entre lo tradicional y lo moderno.


Al fondo los edificios de Shiodome.

Aquí hay unos vídeos de algunas de las partes del festival.





sábado, 22 de agosto de 2015

Attack on Titan: la película en Japón.

La película de Attack on Titan ya está en los cines de Japón y creo que voy a tener que verla porque los avances se ven muy interesantes. La película es con actores reales y unos efectos especiales al estilo japonés.


Visto en el subterráneo de la estación de Kioto.


jueves, 20 de agosto de 2015

Licencia de conducir en Japón

Japón es uno de los países más estrictos en cuanto a los procedimientos para sacar una licencia de conducir. A menos que se tenga una licencia del Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda, Corea del Sur o algunos países contados de Europa, si se quiere tener una licencia japonesa se debe tomar una serie de pruebas y exámenes en centros como el que vimos en esta entrada.

Aunque durante toda mi vida me transporté en coche mientras estuve en México, la verdad es que no me costó trabajo acostumbrarme a usar transporte público en Japón. Tal vez es porque me encantan los trenes y los autobuses, o porque aquí la calidad del servicio es muy alta; quizás es porque me gusta ver cómo se comporta la gente y es en los trenes y sus estaciones en donde se pueden percibir detalles y curiosidades que no se podrían ver en las autopistas; tal vez es porque pensaba que no necesitaba conducir aquí.

Lo cierto es que desde que nos mudamos a la región de Kanto esto empezó a ser un poco más necesario, así que comenzamos a investigar lo que se necesitaba para aplicar.

En resumen, los requisitos eran los siguientes:
  • Tener una licencia de conducir vigente, emitida en tu país de origen con un mínimo de 3 meses de antigüedad.
  • Comprobar que se tiene experiencia de manejo de por lo menos tres meses usando la licencia de conducir vigente.
  • Pasaporte vigente y la tarjeta de residencia o visa especial.
  • Pagar alrededor de 2,800 yen.
Yo cumplía con todo y aplicamos en el Menkyo Center que corresponde a la dirección en la que vivimos. Me puse a estudiar durante dos semanas las reglas y señalamientos para un examen escrito, así como los procedimientos para el examen práctico. 

La cita fue antes de las 8:50 horas. Cuando llegamos ya habían algunos extranjeros de distintos países. Desde las 9 horas nos empezaron a llamar uno por uno. Indonesios, estadounidenses, brasileños, bolivianos, indios, pakistaníes... todos fuimos pasando.

La entrevista y el examen de la vista.

Lo primero es una entrevista y revisión de papeles. Si todo está en orden aceptan la solicitud y hacen examen de la vista.

El examen escrito.

La prueba escrita para los japoneses que no tienen licencia consta de más de 100 preguntas. El examen para el trámite que estaba haciendo fue de diez preguntas de sentido común que nadie puede reprobar (si está borracho, ¿manejaría?; si ve una luz roja y una motocicleta pasando, ¿toca la bocina y se pasa el alto o espera detenido?, cosas así).

El examen práctico.

Después de manejar 15 años en México sin una sola falta y haber estudiado todo lo referente a las buenas prácticas para pasar el examen japonés, hice un curso sin mayores dificultades: vueltas a la derecha, a la izquierda, cambio de carril, intersección con semáforo, una curva "S" y una curva "Z" y un par de señales de alto. Un policía sentado como copiloto y mi pareja de examen en el asiento trasero. Quitando el nerviosismo natural, no parecía complicado.




El examen tiene como objetivo demostrar que sabes todas las reglas y procedimientos de seguridad y precaución que son necesarios para conducir. 

Todo cuenta: revisar debajo del coche dos veces para asegurarse de que no haya gatos o niños, voltear a ambos lados de la calle antes de abrir la puerta y entrar al auto, asegurar que el freno de mano está puesto, cerrar el seguro de las puertas, acomodar los espejos laterales, mover el espejo retrovisor, acomodar el asiento (aunque no sea necesario), ajustar el cinturón de seguridad, asegurar que el copiloto y el pasajero los tienen ajustados y declararse listo. Es muy importante no solo hacerlo en un orden determinado, sino describir en voz alta cada cosa que se hace.

Si se quiere cambiar de carril, digamos a la derecha, el procedimiento es el siguiente:
  1. Mirar por el retrovisor.
  2. Mirar el espejo lateral izquierdo.
  3. Mirar el espejo lateral derecho.
  4. Activar la direccional.
  5. Esperar 3 segundos.
  6. Volver a mirar por el retrovisor.
  7. Volver a mirar el espejo laterar derecho.
  8. Girar el volante.
Todo esto se tiene que hacer antes de que se avancen 30 metros.

Si se encuentra con una señal de alto, el procedimiento es el siguiente:
  1. Hacer alto total antes de la línea.
  2. Esperar entre 3 y 5 segundos.
  3. Confirmar que no viene ningún coche del lado derecho.
  4. Confirmar que no vienen coches del lado izquierdo.
  5. Avanzar.
Y así, cada acción tiene un protocolo que no es nada del otro mundo.


La cruda realidad.

Después de alrededor de 4 minutos, terminé el examen y me enfrenté la cruda realidada: alrededor del 97% de los extranjeros que aplican a este sencillo examen no pasan la primera vez... sin importar si lo haces todo bien.

La explicación que me dio mi visor fue: "manejas muy bien, pero te pusiste un poco nervioso y olvidaste seguir el orden correcto para cambiar de carril en una ocasión. Por favor, sé más cuidadoso en tu siguiente intento".

La segunda vez también lo reprobé y la explicación fue "hiciste todo bien y seguiste el orden para cambiar de carril, pero tardaste más de 30 metros en ejecutarlo". La tercera vez la razón fue "has hecho bien todo pero en una ocasión al cambiar de carril giraste el volante de forma muy sesgada".

¿?

Conocí personas que lo habían intentado 13 veces sin éxito, otras 10 y muchos se sorprendieron de que yo lo lograra en "solo" 4 intentos.

La posible explicación.

¿Por qué sucede esto? Muchos estadounidenses o latinoamericanos aseguraban que se trataba del dinero: cada intento cuesta, así que mientras más veces vayas más dinero llega al Menkyo Center. Yo creo que los japoneses no piensan así y la razón no tiene que ver con el dinero.

En mi opinión, lo que sucede es que si un japonés aplica para su licencia la tiene muy complicada: debe pagar bastante dinero, ir a escuela de manejo, hacer uno y hasta dos exámenes escritos de más de 100 preguntas y un examen práctico bastante complicado que la mayoría pasa hasta el segundo intento.

Yo creo que los Menkyo Center no quieren que los japoneses se quejen de que los extranjeros la tenemos más fácil y es por eso que toman cualquier razón para reprobar y hacer ver que también para los extranjeros es muy difícil.

¿Es esto correcto? ¿Hacen bien? Yo creo que no. La manera en la que lo hacen provoca frustración y enojo en lugar de reflexión y estudio.

El consejo.

Manejar en Japón es, como en todos lados, una gran responsabilidad y como todo en la vida, requiere práctica. El simple hecho de tener el volante a la derecha y las calles al revés ya es un buen reto. Sin embargo, una vez que se toma el ritmo, es uno de los mejores lugares para manejar: Todos cumplen las reglas.

Si alguien va a aplicar para la licencia, lo primero que hay que hacer es estudiar los señalamientos e indicaciones y las reglas principales. Después repasar todos los procedimientos. Y lo más importante, tener paciencia y estar preparados para ser reprobados aunque hayan hecho todo bien. Creo que al final de cuentas es un calvario por el que todos tenemos que pasar...

Aquí pongo dos mini vídeos curiosos del momento en el que anuncian los nombres de los aplicantes japoneses que pasaron su examen. Pasarlo es todo un éxito:





lunes, 17 de agosto de 2015

Noche de izakaya

Tenía guardadas estas fotos desde hace un rato. Se trata de un izakaya (bar estilo japonés) con un ambiente y decoración muy especiales. Es uno de mis izakaya favoritos. Está en Hitoyoshi, un poblado pequeño que se encuentra entre las montañas de la prefectura de Kumamoto, en la isla Kyushu, en el sur de Japón.

Siempre es a media luz y las mesas están en pequeños cuartos, al estilo de los izakayas japoneses. Esto da privacidad sin perderse el ambiente del lugar. 




La madera y las sombras dan ideas para sacar fotos.

Basashi, una de las especialidades de la casa. 
Es carne de caballo cruda que en verdad es deliciosa.


Tatenagi, otra parte comestible del caballo que sabe buenísima.

El concepto central del lugar es pedir cosas para ponerlas en la parrilla al centro de la mesa.


En cada rincón del lugar se pueden encontrar detalles y cosas para tomar fotos. 

Estamos en las vacaciones de obon, las festividades de los difuntos en Japón y vinimos a Hitoyoshi para disfrutar del verdadero Japón, ése que sigue siendo el mismo desde hace decenas de años.

jueves, 13 de agosto de 2015

Festival de fuegos artificiales en Japón

Una de las cosas que más disfruto del verano japonés son los festivales de fuegos artificiales (hanabi taikai). 

Cada ciudad tiene su hanabi taikai. Una vez que se define la fecha y el lugar, los japoneses desfilan desde varios puntos para llegar a los lugares predeterminados para sentarse y disfrutar del espectáculo: miles de fuegos artificiales que son lanzados durante más de una hora. Sí, más de una hora con el cielo lleno de fuegos artificiales.

Estas fotos son del hanabi taikai de la ciudad donde vivo.

La costumbre es vestirse con yukata, el kimono de verano.

Aquí vamos caminando rumbo a los lugares designados para ver el hanabi. Va gente de todas las edades; algunas van solas, otras en familia, con amigos o con compañeros del trabajo. 

En el camino hay puestos de comida tradicional.

Aquí se vendía tequila.

Este es uno de los estacionamientos en donde la gente se acomodó.


Cada quien elige el lugar que más le guste, pone su lona y comienza su propia fiesta. En Japón se puede tomar alcohol en cualquier parte.


Nosotros escogimos esta parte.

La gente lleva desde casa sus bebidas y botanas. Otros prefieren comprar en el lugar pero siempre se llena.

Todos llegan generalmete con una o dos horas de anticipación, de manera que cuando inician los fegos artificiales ya comieron, platicaron y tomaron.

El festival al que fuimos es uno mediano, con poco más de 15,000 fuegos artificiales. Los más grandes son de 40,000.


Al final la gente recoge su propia basura y se retira. Este campo estaba llena de gente comiendo y tomando. Casi no queda basura.

Aquí también estaba lleno. Los japoneses son muy cuidadosos en ese sentido y tienen a costumbre de llevar la basura cargando hasta encontrar un bote. 
Si no lo encuentran, se llevan la basura a casa.

Aquí hay un fragmento de los hanabi del festival:


Este verano he ido a otros festivales y estaré poniendo fotos por aquí en los siguientes días :)

sábado, 8 de agosto de 2015

Hiroshima: Recordar para que no vuelva a pasar.

En la Segunda Guerra Mundial Japón y Estados Unidos luchaban en distintos frentes. Dicen que Japón se defendía con estrategias formidables y que Estados Unidos estimaba que, de seguir así, ganaría la guerra pero perdería las vidas de más de un millón de sus ciudadanos. 

Hace 70 años se lanzó la primera bomba atómica contra civiles. Hace 70 años el mundo cambió, los territorios se repartieron nuevamente, un imperio cayó y una nueva era empezó.

En estos días se recuerda el dolor que las guerras causan y la frialdad de un puñado de personas para decidir acabar con la vida de más de 100,000 personas instantáneamente. 


La bomba explotó a las 08:15.

Estalló 600 metros arriba de la ciudad, debido a un error de cálculo. La bomba liberó 1/8 parte del poder que debía liberar...

Los horrores que dejó están en el Museo de la Paz, en Hiroshima.

Se vivieron momentos dramáticos inimaginables.






Impresionante foto tomada unos minutos después de la detonación, a poco más de un kilómetro y medio del epicentro.

Que los más de mil origami que hizo Sadako antes de morir sirvan para lograr la paz mundial y para que este tipo de barbaries no se repita.

Últimamente los países asiáticos y Estados Unidos han pedido palabras de disculpas y remordimiento por parte de los japoneses. Ya lo han hecho el Primer Ministro e incluso el Emperador.

Lo que hace falta es una disculpa de los estadounidenses por haber causado tanto daño a civiles, con fines no solo de terminar la guerra, sino de experimentar el impacto de sus bombas en humanos y enviar un mensaje de advertencia a Rusia...

Japón no se rindió hasta que la segunda bomda cayó sobre Nagasaki, decenas de horas después.

:'(